Las tres patas legales para una WEB: avisos legales, política de privacidad y directiva de cookies

– Información al lector – tiempo aproximado de lectura: 10 minutos

La I “pata” – El aviso legal

Para que una página web se sustente de forma sólida y segura desde el punto de vista legal es necesario que cuente con tres sólidos apoyos.

Euclides, el famoso matemático griego clásico que estableció las pautas fundamentales de la Geometría, concluyó que bastan tres puntos para definir un plano.

Por esa lógica matemática un banco de tres patas nunca cojea ya que en todo momento las tres patas tocan simultáneamente el suelo. Piensa que por contar por muchos avisos, textos, exposiciones, declaraciones, directivas, etc … no se cumplirá mejor con las exigencias legales para mantener una página web en Internet; es más, quizás incurras en duplicidades o en una extensión innecesaria y ten en cuenta que la tendencia normativa actual, tanto europea como nacional (con gran acierto desde mi punto de vista) exige y procura que los textos legales destinados al usuario o al consumidor sean lo más claros, simples y transparentes posibles.

Los tres elementos esenciales que definen el plano legal aplicable a la publicación y mantenimiento de una página web en Internet son:

  • Describir conforme al marco legal donde se encuadra y desenvuelve la página web los derechos y obligaciones aplicables al titular y a los usuarios de la misma (aviso legal)
  • Detallar si desde dicha página web se van a recabar y/o realizar tratamientos de datos personales y qué normas y medidas son aplicables (política de privacidad), y
  • Especificar si técnicamente se emplean métodos de seguimiento del usuario explicando las directrices que se siguen por el titular de la página web (directiva de “cookies”).

El aviso legal

Es un error muy extendido comenzar identificando detalladamente al “responsable” de la página web en todo caso, cuando conforme al artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI) esta específica y extensa identificación solamente se ha de realizar cuando el titular de una página web esté prestando un servicio de la sociedad de la información.

¿Cuándo estamos ante un prestador de servicios de la sociedad de la información? Aunque parezca extraño la propia ley lo define (tautológicamente, es decir, el concepto definido es expresado en la propia definición) como:

Anexo. Definiciones. c) “Prestador de servicios” o “prestador”: persona física o jurídica que proporciona un servicio de la sociedad de la información.

Por lo que hemos de atender lo que es un servicio de la sociedad de la información:

Anexo. Definiciones. a) “Servicios de la sociedad de la información” o “servicios”: todo servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, por vía electrónica y a petición individual del destinatario. El concepto de servicio de la sociedad de la información comprende también los servicios no remunerados por sus destinatarios, en la medida en que constituyan una actividad económica para el prestador de servicios.

Por ello si en tu página web no tiene como finalidad prestar dichos servicios catalogados como servicios de la sociedad de la información (por ejemplo y entre otros, contratación de bienes o servicios por vía electrónica, gestión de compras en la red por grupos de personas, envío de comunicaciones comerciales, suministro de información por vía telemática, video bajo demanda, etc …) no es necesario ni exigible legalmente mostrar la información detallada que indica el artículo 10 de la LSSI, bastando una mera información de contacto.

Si se presta alguno de estos servicios (el más usual es la contratación on line de productos) sí se deberá mostrar por medios electrónicos, de forma permanente, fácil, directa y gratuita, la información de carácter general que se indica en dicho precepto (nombre o denominación social, domicilio, dirección de correo electrónico, número de identificación fiscal, etc …)

La obligación de facilitar esta información se dará por cumplida si se incluye en su página web.

Más conceptos a incluir en el aviso legal

El concepto “aviso legal” es muy amplio y puede y suele comprender además de la identificación del titular de la misma el siguiente contenido:

  • Condiciones de uso de la página web por parte de los usuarios,
  • Exclusiones de responsabilidad,
  • Política de enlaces,
  • Normas relativas a propiedad intelectual,
  • Condiciones de contratación,
  • Legislación aplicable y jurisdicción

Condiciones de uso

El acceso a una web suele ser gratuito y la visita a la misma no suele tener más limitación que aceptar las condiciones de uso de la misma. Dichas condiciones giran en torno a la obligación del uso adecuado por parte del usuario de la web de los contenidos y servicios de la misma, cuestión complicada de determinar y descubrir salvo que los usuarios accedan a la misma mediante nombre de usuario y clave, en cuyo caso también tendrán otras obligaciones relativas a dicho acceso (uso personal y exclusivo de la clave, por ejemplo). En estos supuestos se ha de establecer las consecuencias del mal uso o inadecuado de la página web que suele ser la denegación de acceso a la misma, advirtiendo que se realizará un preaviso (no siendo adecuado que la exclusión se realice sin un aviso previo).

Cuando en la página web solamente exista, por ejemplo, contenido informativo y el acceso sea general todas estas advertencias serán de difícil aplicación. En cambio, si desde la web se presta un servicio sí deberán determinarse los supuestos de uso indebido y las causas de exclusión pudiendo en estos casos identificar el comportamiento de cada usuario al logearse (acceder con identificador y clave) en cada acceso.

Hemos de tener en cuenta que la asignación de identificador y clave a los usuarios puede implicar un tratamiento de datos personales y así mismo la creación y gestión de cookies, extremos que han de tratarse en sus correspondientes apartados.

Exclusiones de responsabilidad

Los «disclaimers» son cláusulas de exención de responsabilidad propias del derecho anglosajón. Pueden ser advertencias (warnings) unilaterales dirigidas al público en general como, por ejemplo, las que aparecen en el embalaje o los envoltorios de muchos productos, o las que se incluyen al final de los correos electrónicos. Otro tipo de disclaimers son las cláusulas mutuamente pactadas (mutually agreed) por las partes dentro de un contrato.

Es difundida la creencia de que dicho tipo de exclusiones existen y son aplicables a la normativa europea y nacional  (sobre todo al copiar y traducir de avisos legales del mundo anglosajón) por nosotros hemos de atender a la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores y al Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (actualizado por la Ley 3/2014, de 27 de marzo)

Por ello las posibles exclusiones de responsabilidad por el uso de la página web solamente podrían ceñirse por ejemplo, a los supuestos de interrupción del servicio, demoras, errores o mal funcionamiento del mismo y, en general, por demás inconvenientes que tengan su origen en causas que escapen del control del titular de la página web (fallos de operadores o compañías de servicios, ciberataques que vulneren las medidas de seguridad adoptadas, etc …)

Intentar excluir la responsabilidad por algún otro motivo podría considerarse una cláusula abusiva y puede ser declarada nula.

Política de enlaces

La página web puede contener enlaces o links que dirijan a otras páginas web de terceros. Como norma general al no ser posible controlar los contenidos introducidos por estos terceros se suele asumir una postura, en consonancia con la exclusión de responsabilidad antes expuesta, de no asumir ninguna responsabilidad respecto a dichos contenidos.

Mi punto de vista en este extremo es claro: si no tienes la suficiente confianza del contenido al que te remites no lo hagas …

Normas relativas a propiedad intelectual

Aquí se suele incluir todo lo relativo a los derechos de propiedad intelectual que el titular de la página web dispone sobre el contenido vertido y si dicho contenido (diseños, logotipos, gráficos, imágenes, textos, etc ..) puede ser reproducido o no y en su caso en qué condiciones. Es aconsejable mencionar que el acceso o navegación por parte del usuario por la web no supone ni se entiende ni implica una renuncia, transmisión licencia o cesión total o parcial de los derechos de propiedad intelectual por parte del titular de la página web.

Todo lo anterior es relativo al copyright, pero el titular puede, como es mi caso, optar por una licencia common creative que permita compartir el contenido.

Condiciones de contratación

Estas menciones pueden figurar de forma diferenciada, sobre todo cuando se trate de un comercio on line. Deben contener los trámites que deben seguirse para celebrar el contrato que se oferta en la página web (prestación de servicios o ventas de productos on line). Se han de especificar una serie de menciones obligatorias: si el contrato se archivará, si va a ser accesible, los medios técnicos para identificar y corregir errores en la introducción de datos, la lengua o lenguas de formalizarse el contrato, nombre y dirección, datos de contacto (para una comunicación directa y efectiva), impuestos y gastos de envío, etc …

Es obligatorio que la oferta de servicios o productos esté disponible y accesible online y que las condiciones generales de los contratos también estén disponibles de tal manera que éste pueda almacenarlas y reproducirlas.

De igual forma se ha de expresar las condiciones y modalidades del desistimiento y resolución, el documento de desistimiento o revocación, política de reembolso, la dirección donde se puedan presentar reclamaciones, la información relativa a los servicios postventa y a las garantías comerciales existentes, etc …

(Para más detalles examina la legislación que relaciono al final)

Legislación aplicable y jurisdicción

Aquí se indica la legislación que es aplicable tanto al uso de la página web. Se entiende que el acceso a la web y su uso da lugar a un contrato entre el titular y el usuario, cuyo clausulado son las condiciones de uso especificadas en el aviso legal. También qué jurisdicción es aplicable para las controversias que puedan surgir entre los mismos.

Conclusiones sobre el aviso legal

Es importante comprender que la aceptación del uso de la página web no implica la aceptación de otros extremos legales establecidos en la política de privacidad y en la directiva de cookies, de ahí también la importancia y el consejo de establecer cada apartado por separado (aunque no sea estrictamente necesario) y de igual forma tampoco le son aplicables a estos apartados las posibles exenciones de responsabilidad por el uso de la página web que hemos analizado antes o en su caso la legislación aplicable y la jurisdicción que corresponde.

También hay que tener en cuenta que el marco legal establecido en el aviso legal influirá en la política de privacidad (si se recaban datos para la contratación con particulares) y la directiva de cookies aplicable (si se realizan labores de análisis o publicidad, como veremos más adelante).

Para más información …

Es necesario también tener en cuenta la siguiente legislación aplicable:

Sociedad de la información

  • Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

Consumo

  • Texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras Leyes complementarias.
  • Ley 22/2007, de 11 de julio, sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores.
  • Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre condiciones generales de la contratación.
  • Ley 34/1998, de 11 de noviembre, General de Publicidad.
  • Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenación del comercio minorista

Normativa europea

  • Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio relativa a determinados aspectos jurídicos de los servicios de la sociedad de la información, en particular el comercio electrónico en el mercado interior (Directiva sobre el comercio electrónico).
  • Directiva 2002/58/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio relativa al tratamiento de los datos personales y a la protección de la intimidad en el sector de las comunicaciones electrónicas (Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas).
  • Directiva 2002/65/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de septiembre de 2002 relativa a la comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores, y por la que se modifican la Directiva 90/619/CEE del Consejo y las Directivas 97/7/CE y 98/27/CE.
  • Directiva comunitaria 2011/83/UE sobre los derechos de los consumidores

Por último …

Recuerda que es necesario que el lenguaje y la redacción sean claras y que no por “muchas patas” (apartados) que pongas a lo que quieras sustentar será más estable, sino que por lógica geométrica euclidiana los tres puntos que definirán claramente de forma simple y efectiva el plano legal de tu página web son el aviso legal, la política de privacidad y la directiva de cookies.

Proximamente (más “patas” legales para tu web) II – Politica de Privacidad y III Directiva de cookies

[Tweet “Las tres patas legales para una WEB: avisos legales, política de privacidad y directiva de cookies (I “pata” – El aviso legal)”]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *