Derechos Digitales: los derechos del “futuro” en la sociedad actual

– Información al lector – tiempo aproximado de lectura: 8 minutos

  • Hola vengo del futuro, te traigo tus “derechos digitales”
  • ¡Fantástico! ¿Y cuáles son?
  • Son tus derechos fundamentales, pero procurando que su ejercicio sea pleno en la realidad digital …
  • Bueno, pero son mis mismos derechos ¿no?
  • Sí, pero garantizando que sean efectivos en Internet …
  • Pero, mis mismos derechos ¿no?
  • ¡Es una nueva generación de derechos digitales! ¡La garantía de los derechos digitales de la ciudadanía!
  • Vale, pero ya disponemos de acceso Internet y ejercitamos nuestros derechos por este medio …
  • ¡Vuelvo al futuro! ¡Disfruta de tus derechos digitales!

La Ley Orgánica de Protección de Datos y garantía de los Derechos Digitales (la LOPDGDD) ha introducido todo un Título dedicado a los derechos digitales.

Las contestaciones de la chica del futuro de la anterior conversación simulada, son las expresiones que emplea la LOPDGDD cuando se refiere a los derechos digitales. No hay una definición o un concepto de los mismos. Parece ser que son los mismos derechos que concede el derecho “tradicional” pero ejercidos en el medio digital ¿son realmente derechos digitales, o más bien son principios de derecho para procurar su adecuado y efectivo ejercicio? ¿son principios del derecho “vestidos” de “nuevos” derechos? ¿son garantías de otros derechos? ¿o solamente derechos programáticos de carácter declarativo?

La diferencia de un derecho fundamental y un derecho meramente programático es que éste está necesitado de desarrollo normativo para hacerlo real y efectivo y el primero puede alegarse de forma directa y exigir su cumplimiento. Por ejemplo, para ejercitar mi derecho de reunión simplemente lo ejercito y en su caso puedo exigir a la autoridad publica que vele por su cumplimiento, o si dispongo del derecho a la educación o a la salud, el Estado me las garantiza proporcionándome hospitalización y escolarización gratuita. No obstante si también dispongo de derecho a la vivienda o al trabajo, no se me da ni puedo exigir un piso o un puesto de trabajo, solamente que la normativa facilite y promocione las condiciones necesarias para procurar que sea posible su realidad.

Un principio de derecho o un derecho programático no puede hacerse valer en juicio y no dispone del derecho a la tutela jurisdiccional para que por una autoridad se obligue coactivamente al Estado a que se haga efectivo.

Pues la mayoría de los nuevos derechos digitales son principios de derecho o derechos programáticos, y se insertan en una norma con rango constitucional con lo que crean cierta confusión y despiste sobre su verdadera naturaleza jurídica.

Vamos a analizar estos “nuevos derechos” indicando de igual forma el carácter ordinario u orgánico que el legislador les ha asignado conforme a la Disposición final primera de la propia LOPDGDD.

Artículo 80. Derecho a la neutralidad de Internet (carácter ordinario)

Internet puede y debe ser neutra, es decir que no haya diferencia ni discriminación para la descarga de los diversos contenidos. ¿Ante quién se puede ejercitar este derecho? Entendemos que es un principio a seguir: conseguir que el desarrollo de la estructura de Internet sea neutro (como lo era hasta hace poco).

Artículo 81. Derecho de acceso universal a Internet (carácter ordinario)

Finlandia es el primer país con acceso gratuito a Internet. Se reconoció por ley y se proporcionó a todos los ciudadanos. ¿Se nos proporcionará igualmente a todos los ciudadanos una serie de megas de banda ancha sin coste alguno? Creo que no es la intención, solamente se expresa que se pueda acceder sin restricciones ni discriminaciones a Internet y que se procure superar las brechas digitales para su uso …

Artículo 82. Derecho a la seguridad digital (carácter ordinario)

Tenemos derecho a que las comunicaciones que se transmitan y reciban a través de Internet sean seguras. ¿Se refiere al secreto de las comunicaciones, ya establecido constitucionalmente o algo más? ¿La seguridad se refiere a su no interceptación por terceros distintos al emisor o receptor?

Artículo 83. Derecho a la educación digital (carácter orgánico)

Ha de existir una garantía a que la enseñanza del uso de los medios digitales sea de forma segura y respetuosa con los derechos, y que se garantice igualmente que en la enseñanza de las competencias digitales tenga como finalidad un uso responsable y no violento. Es uno de los derechos que más peso jurídico posee al existir ya el derecho fundamental a la educación, a la que se matiza o categoriza de digital.

Artículo 84. Protección de los menores en Internet (carácter orgánico)

Ha de procurarse por los padres, madres y representantes legales que los menores hagan un uso equilibrado y responsable de Internet. Esto no es más que una matización del ejercicio responsable de la patria potestad.

Artículo 85. Derecho de rectificación en Internet (carácter orgánico)

No es más que el reconocimiento propio de la libertad de expresión cuando se ejerce a través de Internet, reiterando que el ejercicio del derecho a rectificar ha de realizarse conforme a la Ley Orgánica 2/1984, reguladora del derecho de rectificación.

Artículo 86. Derecho a la actualización de informaciones en medios de comunicación digitales (carácter orgánico).

Este es una manifestación o vertiente de la facultad a rectificar los datos personales, extendido al resto de datos, entiendo que al exigir que se haya causado un perjuicio se refiera también al ámbito de salvaguarda del derecho a la protección de datos.

Artículo 87. Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral (carácter orgánico)

Se recoge en dicho precepto la jurisprudencia que reconocía la protección a la intimidad del trabajador en el ámbito de la relación laboral limitando el acceso por parte del empleador para funciones de control y recordando las obligaciones de información previa antes del uso de los dispositivos puestos a su disposición para fines privados. Este derecho cabría perfectamente en el ámbito del derecho a la protección de datos de carácter personal, tampoco creemos que sea un nuevo derecho digital …

Artículo 89. Derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo (carácter orgánico)

Igual consideración que la anterior merece este nuevo derecho digital, también desarrollado y matizado por la jurisprudencia en relación a la videovigilancia, añadiendo la obviedad de poder emplear las imágenes como prueba en el supuesto de una comisión flagrante de un acto ilícito, limitando la efectividad de dicha actividad probatoria al exigir información previa de la grabación.

Artículo 90. Derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral (carácter orgánico)

Solamente se añade un supuesto más al deber de información propio del derecho a la protección de datos.

Artículo 91. Derechos digitales en la negociación colectiva.

Nada más programático que incitar a que por quien corresponda se añadan garantías adicionales a los derechos y libertades objeto de la negociación colectiva cuando se empleen medios digitales en el ámbito laboral. Cuestión lógica ¿no?

Artículo 92. Protección de datos de los menores en Internet (carácter orgánico)

También habrá que ampliarse o detallarse en la normativa sobre educación que los centros educativos no olviden su función de proteger al menor por el hecho de que se desarrolle empleando un servicio de la sociedad de la información. También se reitera lo ya dicho sobre el consentimiento para los mayores de 14 años (o de sus representantes legales para los menores de esa edad) matizando, de forma obvia, que también han de prestarlo al usar redes sociales o servicios equivalentes.

Artículo 93. Derecho al olvido en búsquedas de internet (carácter orgánico)

Reconocimiento como orgánico del derecho al olvido configurado por la jurisprudencia europea y nacional. Es quizás el único derecho digital, junto con el siguientes, que está realmente vinculado con la LOPD.

Artículo 94. Derecho al olvido en servicios de redes sociales y servicios equivalentes (carácter orgánico)

Extensión del derecho al olvido on line en las redes sociales y servicios equivalentes  (¿mensajería instantánea?). Es interesante la equiparación de una red social (y un ¿servicio equivalente?) a un buscador cuando la propia red social (y el ¿servicio equivalente?) dispone de una política de privacidad propia que han de aceptar los usuarios para ser miembros de la comunidad que integra dicha red social. La matización de que se exceptúan de lo dispuesto en este apartado los datos que hubiesen sido facilitados por personas físicas en el ejercicio de actividades personales o domésticas, limita el ejercicio de este derecho al uso empresarial, comercial y profesional que se realice en dichos servicios.

Artículo 95. Derecho de portabilidad en servicios de redes sociales y servicios equivalentes (carácter ordinario)

Quizás los responsables de estos servicios tenderán a configurar y argumentar que no es técnicamente posible empaquetar y trasladar todos los contenidos a los que se refiere (además de texto, imágenes, audio, video, etc …).

Artículo 96. Derecho al testamento digital (carácter ordinario)

La posibilidad de dejar marcadas las reglas para que el causante decida sobre el destino del contenido digital que ha generado (materia propia del derecho testamentario si se hubiese dado carta de naturaleza como derecho patrimonial al contenido digital publicado, cuyo intento ha quedado marcado al hacer entrar en juego también la figura del albacea testamentario) queda desdibujado por la alternativa que existe si el fallecido no ha dejado dichas estas reglas: los familiares y herederos deciden sobre su utilización, destino o supresión (no considerando así el contenido digital generado como un elemento patrimonial)

Más que un derecho se estable una carga a todo el que genere contenido digital ya que salvo que el causante hubiese prohibido que se elimine dicho contenido digital, sus herederos podrán eliminar toda una vida de creación de contenidos en el medio digital.

Por todo lo expuesto, ¿consideráis realmente que estos derechos pertenecen al futuro digital del que ya formamos parte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *